Educación musical para la inclusión

En 2010 el Área Socioeducativa de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL) y el colegio Antonio Allué Morer de Valladolid pusieron en marcha un proyecto educativo basado en la práctica musical. La iniciativa, pionera en España en el contexto de la educación pública, surgió con el principal objetivo de fomentar valores de convivencia armónica e integración en una población escolar en situación socioeconómica desfavorecida y en riesgo de exclusión social.

El proyecto ha ido creciendo y evolucionando,  convirtiendo la música en herramienta de integración para personas con dificultades sociales y educativas. Además, favorece la cohesión territorial y la formación más allá de la excelencia artística. El proyecto del área socioeducativa de la OSCyL aglutina actualmente una red de agrupaciones formada por 2 orquestas, una banda y 5 coros. La experiencia acumulada durante estos años confirma logros tan importantes como la reducción del absentismo escolar, el aumento de los vínculos entre alumnos con independencia de sus diferencias culturales, la mayor autoestima de los niños y jóvenes y la mejora en su capacidad de aprendizaje. Una serie de ventajas que, del mismo modo, se han extendido al núcleo familiar de los alumnos.

Este proyecto incide en la participación de los escolares, desde la creación de grupos instrumentales y vocales, que luego protagonizan actuaciones en directo. Este curso se han realizado 23 conciertos, 14 formaciones y 24 talleres. Dentro de la finalidad más general está el refuerzo de valores como la convivencia, la cohesión, la solidaridad, el respeto y la inclusión.