MACEDONIA mayo 2019

For five days we had the opportunity to be part of the program “Values Prosocia” in Macedonia. During those days I remember special moments like, the visit to the schools, where we were able to experience the values of this country who was welcoming us.

I would like to highlight one of the most exciting moments for me from the Conference for teachers. It was undoubtedly during the radio workshop that was carried out by students of the CEIP “Miguel de Cervantes” of Valladolid, Spain.

I remember it as follows:

The student presenting the Radio Program starts with a round of questions in English to the Macedonian students, inside the public we had an unexpected volunteer, Tamara. A student with an intellectual disability willing to participate in the program as a protagonist. And nothing special and at the same time, everything happens at that moment: The Spanish student asks her name in English, she does not understand the question very well and answers something else, when a Macedonian classmate notices, reacts immediately as an interpreter and translates to Macedonian the questions that she asks they are doing.

This is the magic goal that this inclusive education tries to reach: Facilitate spaces, resources, tools and give prominence to the protagonists, the rest comes by itself.

Educación musical para la inclusión

En 2010 el Área Socioeducativa de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL) y el colegio Antonio Allué Morer de Valladolid pusieron en marcha un proyecto educativo basado en la práctica musical. La iniciativa, pionera en España en el contexto de la educación pública, surgió con el principal objetivo de fomentar valores de convivencia armónica e integración en una población escolar en situación socioeconómica desfavorecida y en riesgo de exclusión social.

El proyecto ha ido creciendo y evolucionando,  convirtiendo la música en herramienta de integración para personas con dificultades sociales y educativas. Además, favorece la cohesión territorial y la formación más allá de la excelencia artística. El proyecto del área socioeducativa de la OSCyL aglutina actualmente una red de agrupaciones formada por 2 orquestas, una banda y 5 coros. La experiencia acumulada durante estos años confirma logros tan importantes como la reducción del absentismo escolar, el aumento de los vínculos entre alumnos con independencia de sus diferencias culturales, la mayor autoestima de los niños y jóvenes y la mejora en su capacidad de aprendizaje. Una serie de ventajas que, del mismo modo, se han extendido al núcleo familiar de los alumnos.

Este proyecto incide en la participación de los escolares, desde la creación de grupos instrumentales y vocales, que luego protagonizan actuaciones en directo. Este curso se han realizado 23 conciertos, 14 formaciones y 24 talleres. Dentro de la finalidad más general está el refuerzo de valores como la convivencia, la cohesión, la solidaridad, el respeto y la inclusión.