La vida es puro teatro

En el Cole Pio del Rio Hortega de Portillo, los alumnos de 4º,5º y 6º se mezclan una vez a la semana en grupos de 12 para realizar diferentes talleres. Uno de ellos es el teatro. Y a través de él se  trabajan Valores Prosociales.

Representan cada semana una performance estática, donde se  cuenta una historia social. En esta ocasión se plantea el problema de que un minusválido  llega a un centro comercial y se encuentra su plaza de aparcamiento ocupada. Otra representación fue la de un caso de bulling por el aspecto del niño…

El profe les cuenta la historia y ellos deben interpretarla usando los objetos que tienen a su alcance y una vez completada la escena… permanecer estáticos. Otro grupo de alumnos tendrá que adivinar qué era lo que se trataba de expresar.

Una vez adivinado deben sacar una moraleja sobre la historia.De este modo, además de los valores que se trabajan de manera explícita, se está desarrollando la colaboración, el trabajo en grupo, el respeto del turno de palabra, la confianza de unos en otros y la ayuda mútua que les ayuda a superar la vergüenza, el miedo a hablar en público… y todo lo que conlleva hacer una performance!

Entre todos los alumnos han elaborado una lista de valores y aprendizajes  como propuesta para fomentar la empatía y  el compañerismo.

La actividad ha sido un éxito, puesto que todos han trabajado muy bien en grupo, han aportado y aprendido a respetar las ideas y pensamientos de otros. Además ha sido muy divertido y todos hemos disfrutado un montón.

Aprendizaje-Servicio (ApS): un valor seguro

Parte de la humanidad es responsable de las peores cosas que existen en nuestro planeta, pero otra parte es responsable de las más maravillosas. ¿Qué diferencia existe entre unos y otros? ¿Pueden tener algo que ver su educación y sus experiencias? La respuesta es necesariamente ¡SI!

La finalidad de la educación es formar buenas personas capaces de mejorar su entorno además de estar bien cualificadas. Personas que tengan las habilidades necesarias para manejarse en una sociedad compleja y cambiante, pero responsables de que los cambios sean para la mejora de la comunidad.

Esta es la razón de ser del Aprendizaje-Servicio. Una filosofía de enseñanza muy eficaz que consigue que los alumnos puedan aplicar lo que estudian a una práctica solidaria.

En el ApS hay dos componentes inseparables:

  1. La necesidad social que sirve de referencia para el servicio que va a suponer actuar sobre situaciones y problemas reales.
  2. El aprendizaje tanto académico, como de valores y de habilidades sociales (responsabilidad, compromiso solidario, esfuerzo, trabajo en equipo, pensamiento crítico…)

Además, el ApS supone una apertura a la sociedad, ya que pone en contacto a los alumnos con personas y organizaciones que ya están trabajando sobre la necesidad detectada. De esta forma, se crea un trabajo en red basado en la cooperación entre todos.

Algunos objetivos que ya se han logrado a través de proyectos de ApS en distintos centros educativos son, entre otros:

  • Rehabilitar espacios públicos del barrio.
  • Promover las donaciones de sangre en los hospitales.
  • Cooperar con escuelas de otros países.
  • Enseñar a comer bien a los más pequeños del colegio.
  • Fomentar comportamientos respetuosos con el medio ambiente.
  • Rehabilitar viviendas de personas con dificultades sociales.
  • Acompañar a los ancianos en una residencia de tercera edad

Para más información: https://aprendizajeservicio.net